Los errores de cultivo más comunes

Publicado Por: Jaime Nova En: Nuestro blog En: sábado, junio 10, 2017 Comentario: 0 Golpear: 631

Los errores de cultivo más comunes, tanto en interior como en exterior, son muchos y todos afectan en diferente medidas para el resultado final, suelen ser errores que usualmente cometemos por falta de información o atención, en cada fase de cultivo se pueden cometer varios errores, empezando por el plan de cultivo y llegando hasta la cosecha

Los errores de cultivo más comunes, tanto en interior como en exterior, son muchos y todos afectan en diferente medidas para el resultado final, suelen ser errores que usualmente cometemos por falta de información o atención, en cada fase de cultivo se pueden cometer varios errores, empezando por el plan de cultivo y llegando hasta la cosecha, a continuación enumeramos un listado de los errores más comunes que pueden encontrar:

  1.      La germinación: una germinación entre servilleta de papel, y 2 platos a oscuras, es el sistema que tiene la probabilidad más elevada de germinación. Quien lo hará en tierra, se expone en ponerla demasiado abajo, y que se pudra la semilla y quien lo hará en un vaso de agua se expone en ahogarla. Actualmente usamos una herramienta efectiva que aumenta las probabilidades de germinación a un 99% mediante la utilización del Germinador Pro, herramienta de gran ayuda que brinda las condiciones necesarias para reventar tus semillas. También usamos la germinación directa en coco, cuyos resultados han sido excelentes, puedes depositar tu semilla en un pequeño vaso lleno de este sustrato, humedecerlo y esperar entre 3 a 4 días y verás cómo tu semilla empieza a desarrollarse.
  2.      El cultivo de interior y el cultivo de exterior son diferentes: En interior las plantas tendrán un metabolismo más rápido, condiciones climáticas optimas o por lo menos de nuestra elección, cosa que debería devolver un resultado estéticamente perfecto, mientras que en exterior hay que encontrar un equilibrio esperando que las condiciones climáticas nos acompañen, seguidos de un metabolismo más lento, entonces en exterior no será tan necesario abonar en cada riego como se puede hacer en interior en determinados cultivos, dependiendo las condiciones de cultivo el resultado final, estéticamente hablando será menos llamativo.
  3.      No reconocer entre un macho y una hembra, eso es muy importante a la hora de cultivar, si tardamos en reconocerlo puede ser demasiado tarde.
  4.      El cultivo en interior tiene algo más que un foco, si no controlamos las condiciones climáticas transición entre extractores e intractores, será fácil encontrarnos un cultivo de hongos y de todo tipo de plaga antes que de cannabis, si queremos sacar una buena calidad tendremos que respetar las exigencias de las plantas, tanto en temperatura como en humedad. En interior, aunque las plantas sean pequeñas o jóvenes, necesitan un recambio de aire, un ventilador no será suficiente, hay que poner en marcha las fases de intractor a extractor, eso se reflejará en la producción final.
  5.      Despilfarrar el dinero: hay cosas que el dinero no puede hacer ni comprar, a veces menos es más, comprar productos que cada tipo y luego no medir el pH, hace que la planta no pueda absorber los costosos productos que estáis usando, pero midiendo el pH, hace que la planta pueda absorber los nutrientes que tenga disponible en el sustrato sin necesidad de abonar forzadamente. Este es un error más típico de interior, donde se compran objetos caros que no todos sirven siempre.
  6.       Elección equivocada del cuarto de cultivo: hay veces que por obligación o casualidad nos encontramos en cultivar en las habitaciones más cálidas de la casa o las más húmedas, eso nos obligaría en usar aparatos innecesarios para compensar estos problemas, en exterior puede ocurrir que elijamos un sitio que tenga contaminación nocturna y eso bloquea la floración, en exterior es más fácil encontrarnos con una genética puesta en el sitio equivocado, las indicas van en sitios secos, las sativas en sitios húmedos.
  7.      Calidad de los productos, productos de baja calidad nos proporcionan un resultado concorde a su calidad. Siempre recomendamos abonos orgánicos o mineral-orgánicos, como los productos Grotek y Hesi, que ofrecen una variedad de productos con base en minerales de primer orden.
  8.      Fertilizar desde el principio: no es necesario, dependiendo el sustrato que hayas elegido, hay veces que puedes esperar hasta el mes de vida de la planta para poder poner el primer abonado, los estimuladores, siempre y cuando no tengan NPK, se pueden usar desde el día 10 de vida de la planta, siempre sin exagerar. La cantidad de flores no dependerá de la cantidad de fertilizante que le pondremos, sino de un conjunto de alimento, calidad de sustrato, frecuencia de riego, temperatura y humedad. Siempre aconsejamos iniciar tu cultivo usando sustratos en coco que aunque requieren un poco mayor abonado ofrecen mas altos rendimientos al desarrollo de tu planta; otro usado últimamente con grandes resultados es la Turba Universal, este material contiene un abonado inicial que hará que tus plantas no necesiten en las primeras semanas de aplicación de aditivos adicionales.
  9.      No hacer tratamientos preventivos: es un error común en interior y en exterior, es muy importante tanto para hongo cuanto para insectos, a veces esa prevención nos hará ahorrar el gasto de los insecticidas y el tiempo de echarlo con la posible consecuencia de estresar las plantas y limitar la producción.
  10.   Usar insecticidas y productos químicos sin respetar los plazos de seguridad: aunque no lo tengas por fines medicinales, si quieres obtener un producto de calidad, hay que dejar las flores libres de productos químicos, se sugiere un  (1) mes antes de cortar, como mucho se podrá hacer lucha biológica, en caso de insectos, en caso de moho, hay que podar. La limpieza es básica. En este caso, nosotros sugerimos un lavado de raíces 15 días antes de tu cosecha con un producto que lava los residuos minerales como el Final Flush de Grotek, este mejorará el sabor de tus flores y hará una limpieza de residuos minerales.
  11.   Cosechar antes de tiempo, muchos cultivadores se guían por los pistilos, o los pelos de las flores, en cuanto se pongan naranjas, esa es una señal de estrés, no siempre refleja la maduración, para cortar en el punto correcto, hay que seguir la maduración del tricoma con una lupa de aumento, mínimo un 25x de aumento, hasta un 100x.

Comentarios

Deje su comentario

Cima